Noticias sustentables

La invasión a Ucrania disparó el precio del níquel, un insumo clave para lutos eléctricos

Rusia es el tercer productor mundial del metal, y primero productor del planeta de productos primarios producidos a partir de él. El precio se cuadriplicó en una semana y puso en jaque los esfuerzos globales por cambiar la matriz energética de los automóviles

Las repercusiones económicas de la invasión rusa a Ucrania tienen en el mercado de níquel quizás una de sus expresiones más extremas. El metal cuya relevancia global no parta de crecer por su rol en la producción de baterías para autos eléctricos enfrentaba una demanda creciente aún antes del conflicto. Pero esa presión alcista llegó al paroxismo cuando Vladimir Putin lanzó a su ejército al ataque y puso a su país, tercer productor mundial de níquel, en un conflicto bélico con consecuencias difíciles de estimar.

El precio del níquel continuó el martes con su escalada hasta alcanzar otro récord debido al conflicto en Ucrania y el temor a una escasez si Rusia no puede exportar su producción. El metal, usado para producir acero inoxidable y baterías para coches eléctricos, llegó a cotizarse a USD 101.365 por tonelada en las operaciones de la mañana de Europa. Tan sólo una hora después de marzar ese pico cayó a USD 82.195, lo que supone un encarecimiento del 70%.

El impacto económico de la guerra en Ucrania está desestabilizando los mercados bursátiles y disparando los precios de las materias primas. Aunque desde el principio de la semana los precios de todos los metales están aumentando vertiginosamente, el del níquel, del que Rusia es un gran productor, está especialmente alto.

“Rusia es el tercer productor mundial de níquel y el primero de productos primarios de níquel, como el níquel refinado necesario para las baterías de vehículos eléctricos” (Louvet)
“Rusia es el tercer productor mundial de níquel y el primero de productos primarios de níquel, como el níquel refinado necesario para las baterías de vehículos eléctricos”, explica Benjamin Louvet, analista de OFI AM a AFP.

“Por ahora, los principales productores de metales del país no se vieron afectados por las sanciones, pero muchas de las empresas de este sector están dirigidas por oligarcas cercanos a Vladimir Putin”, añadió.

La enorme volatilidad obligó a paralizar al mercado. La Bolsa de Metales de Londres (LME) detuvo los negocios de níquel esta mañana después de que los precios se duplicaron a un récord de USD 100.000 dólares por tonelada, impulsados por una contienda para cubrir posiciones cortas después de que las sanciones occidentales amenazaran el suministro de uno de los principales productores del mundo, Rusia.

La escalada del níquel refleja el pánico del mercado creado por la invasión rusa de Ucrania, una situación que ha llevado a los operadores a una fuerte puja por el metal, crucial para fabricar acero inoxidable y baterías para vehículos eléctricos.

Fuente: INFOBAE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.